_DSC1149.jpg

Terapia Integral Femenina

Qué es Terapia Integral Femenina?

Son sesiones facilitadas y guiadas específicamente con la misión de llevarte de vuelta a tu esencia Femenina, partiendo como base desde el Masaje Alma y añadiendo herramientas específicas para el cuidado de la Mujer como pueden ser el Masaje Uterino, la Sanación de Útero, el Reiki Lunar, respiración ovárica, ginecología natural o cantos Medicina enttre otros. Siendo siempre tu campo energético el que nos muestre que necesita ser armonizado en ese momento.

Creando una Alquimia que ayuda a poner en orden desarmonías que puedan generar un desequilibrio en los ciclos, en la sexualidad o una desconexión de su Poder y fuerza Femenina.

Volver a recordar y resignificar la belleza y el poder creativo que habita en cada una de nosotras. Llevando la presencia al cuerpo, descubriendo todo el potencial que aún no ha sido visto o reconocido.

Terapia Integral Femenina es un acompañamiento a la apertura de los registros de sanación que hay en cada una de nosotras, desde un lugar de cuidado y respeto hacia los ritmos propios de cada mujer.

 

Beneficios de Terapia Integral Femenina

* Conocimiento sobre ti misma y tu potencial de mujer.

* Conectar y equilibrar los ciclos femeninos.

c

* Sanación de Memorias Uterinas e intrauterinas.

* Liberar bloqueos físicos, energéticos y emocionales.

* Aprender recursos personales que te ayuden en tu proceso de sanación.

* Resignificar memorias de parto, histerectomías o traumas generados por violencia obstétrica.

* Desarrollar una mejor autoestima y confianza.

* Equilibrar la energía sexual y creativa, así como la fertilidad.

*Recuperar la conexión con tu intuición, tu cuerpo (Templo) y tu feminidad.

 

 

Te acompaño en este viaje hacia los Misterios que habitan en tu Templo/Cuerpo acompañada, sostenida y guiada con mucho amor y respeto.


Si sientes que te acompañe en tu proceso, puedes contactar conmigo.


Sesiones presenciales en Vilafranca del Penedès y en Vilanova i la Geltrú y también a distancia.

Con amor,

Laura